Viajar como motor de la educación

Ya ha quedado claro, con peques se puede viajar. De eso no hay duda. Somos muchas las familias que lo hacemos. Si aún no te decides haz click aquí y verás todas las entrevistas que hemos hecho a algunas familias que viajan. Y por supuesto hay muchas otras que viajan aunque no están en este listado (más abajo te dejo alguna de sus cuentas en IG).

El viaje continuo

Algunas de estas familias viajan de forma continua, no es que hagan viajes puntuales; es que viven viajando. ¿Y los niños? Con ellos, a cuestas, con su educación también porque no sólo lo hacen cuando son muy pequeñitos y “no se van a acordar de nada” sino también cuando están en edad educativa más o menos reglada.

Por tierra, en bici, en barco y en avión sin olvidarnos de los trenes hacen kilómetros y kilómetros. ¿Crees que no aprenden? Los mayores, los de educación reglada, suelen seguir algún tipo de guía de aprendizaje y luego adaptan y mezclan sesiones de clases más formales y sesiones de aprendizaje donde les rodea. Aprovechar el lugar en el que estás para aprender conceptos como la rotación de la tierra, la historia antigua, conceptos matemáticos y físicos… ¿Cómo?

markus-spiske-Vf4lcUQQG9w-unsplash

Supongamos que tenemos que enseñar a los peques que la Tierra es la que gira alrededor del Sol, que es ella quien se mueve y que la Luna orbita a su alrededor. ¿Cómo podrías hacerlo? Quizás contemplando una noche estrellada mientras haces una fotografía de larga exposición. No hay forma más fácil de conocer la historia antigua que contando su historia entre sus ruinas o hablar de la física explicando cómo se construyeron las pirámides. Todo eso mientras lo ven y prueban e imaginan. Sí, requiere una capacidad imaginativa por parte de los educadores, en este caso los padres, enorme y estudiar todo el rato, pero no es imposible.

Si contemplamos a los más pequeños, aquellos a los que les posee la curiosidad en cada poro de su piel, es otro tipo de reto. Aprender los colores con las hojas, la diferencia entre reptiles y mamíferos con los animales que les rodean o las matemáticas contando (sumando, restando, etc.) escalones de las escalinatas de Persépolis. El mundo está a sus pies y estas experiencias valen su peso en oro.

Viaje dis-continuo

El continuo viaje no es para todos, ni todos quieren dejar la seguridad de lo familiar ni a todos les gusta ir inventando por el camino, pero eso no quiere decir que en los viajes no se pueda enseñar a nuestros pequeños conceptos muy académicos y más sociales. Desde normas de convivencia, diferencias culturales y gastronómicas hasta conceptos matemáticos por ejemplo. Imagina que tu peque participa en una clase de cocina, lo mismo da que sea en un país que en otro: toca medir, calcular, añadir y restar. Una vez más, toca sacar la imaginación a pasear.

markus-spiske-z02yFSgVRbA-unsplash

Por qué nos resistimos

Nos dijeron que para enseñar hay que ser maestro/a y para enseñar hay que saber comunicar. Sí los maestros son expertos en esto, pero hay muchas cosas que tu puedes enseñar. No es fácil, ni siempre tenemos la paciencia que requiere determinados conceptos y aprendizajes. Nos mataron la imaginación enseñándonos la respuesta correcta y tememos no poder darla a nuestros hijos, ¿hay algo más aterrador que equivocarse con ellos?

Por suerte, y gracias a las redes sociales, tenemos a nuestra disposición muchísimos recursos que nos pueden ayudar a esta enseñanza continua de viaje y en el hogar. Igual que buscamos y rebuscamos “qué hacer en X” y somos millones de blogs viajeros los que nos unimos a responder esta respuesta, cada vez más podemos encontrar guías para hacer cosas de hippies: worldschooling, homeschooling, unschooling que no son nada hippies; simplemente es dar rienda suelta a nuestro niño interior, sanarlo de su herida de niño coartado y permitir no coartar a nuestros más pequeños.

Ahora, sobre todo al inicio de este experimento, no necesitas tener imaginación que irá llegando con la práctica, ahora sólo necesitas copiar ideas que sirven hasta que sientas que estás en el camino correcto y un día… ta-chan… te llegó tu momento creativo.

daiga-ellaby-kByCxWZ2mp8-unsplash

Y ahora sí, les dejo unas cuantas cuentas de estas familias que viajan sin parar:

 

No dudes que puedes, sólo busca tu mejor apoyo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s