Bursa, disfrutando de la nieve

Cuando vivíamos en Estambul, viajar era muy fácil. Prácticamente sin planear podíamos rápidamente organizar un fin de semana fuera de la ciudad visitando lugares llenos de naturaleza o rincones históricos muy interesantes. Así fue como conocimos Tasos por ejemplo. Con otras motivaciones fuimos a Bursa, Iskender Kebab se llamaba el culpable.

Habíamos probado este tipo de kebab, bañando en salsa de tomate, con yogur y un pan especial en Estambul. Estaba bueno sí, pero nos dijeron que el mejor era el original, el de Bursa. Con esta escusa de paladares delicados y con ganas de disfrutar un día de algún lugar diferente a la ciudad, planeamos nuestro viaje.

bursa (171)

Cómo llegar desde Estambul

La primera parte del trayecto se hace en barco desde Yenikapi hasta Yalova, un trayecto de apenas una hora. La segunda parte consiste en un bus hasta la ciudad de Bursa que puedes tomar en la misma plaza donde te deja el barco, este trayecto también dura aproximadamente unas dos horas.

Aunque no es un recorrido largo te recomendamos que vayas temprano ya que Bursa tiene un par de puntos de interés, una montaña que explorar y un delicioso kebab que catar.

Puntos de interés en Bursa

Bursa es una ciudad de unos 3 millones de habitantes, la cuarta ciudad de Turquía, se encuentra en el noroeste del país, al sur de Estambul en la parte del continente asiático y franqueado al norte por el mar de Mármaris.

Bursa lleva resonando en la historia desde 202 a.C. evangelizada por San Andrés, fue capital del Imperio Otomano; y después de que cambiara la capitalidad del imperio también siguió siendo importante ya que era parte de la Ruta de la Seda y de aquí era el origen de la mayor parte de los productos de seda que rodeaban al sultán.

Bazar

Un enorme bazar se encuentra en el centro de la ciudad, con tiendas de todo tipo incluyendo souvenirs para turistas desalmados y puestos de fruta donde hacer la compra de la semana. Pasillos, columnas, rincones y patios abiertos te esperan en este bazar que nada tiene que envidiar a los de las grandes ciudades.

Ulu Cami

La mezquita más grande de Bursa, fue construida en 1396 bajo las directrices del sultán Beyazid I con 20 cúpulas y dos minaretes. Aunque sus dimensiones son muy grandes, una vez en su interior, el efecto de las cúpulas mantiene en lugar como un espacio íntimo.

bursa (247)

Puente cubierto de Irgandi

En nuestro camino hacia la montaña nos encontramos con el puente de Irgandi. Este puente se construyó en 1442 durante el reinado de Murat II, un terremoto lo dañó parcialmente y durante la guerra de la independencia turca fue invadido y bombardeado por los griegos. Ya en 1949 y posteriormente en 2004 se hicieron reconstrucciones que permitieron su apertura de nuevo al tráfico. Tan sólo hay otros tres puentes cubiertos más como este que en su interior albergan bazares: dos en Italia y uno en Bulgaria.

Yesil Cami

Siguiendo nuestro camino hacia nuestra ansiada naturaleza encontramos más mezquitas, en este caso la mezquita de Yesil. Más conocida como la mezquita verde por sus azulejos interiores en tonos verdes y azules, esta mezquita se compone de un espacio más amplio que incluye baños, cocina, etc. Construida por órdenes del Sultan Mehmet I en 1419. Mehmet I está enterrado en un mausoleo dentro de esta mezquita.

bursa (217)

Emir Sultan Cami

A ambos lados de un jardín se sitúan la mezquita y el mausoleo de Emir Sultan; destruida y reconstruida en varias ocasiones por diferentes catástrofes naturales. Las tumbas nos recuerdan los colores de la mezquita de Yesil, verdes, turquesas y azules.

Ulu Dag, la montaña que nos sorprendió con nieve

Después de ese paseo por la ciudad nos dirigimos hacia la montaña, necesitábamos llegar hasta el teleférico que nos subiría a esta montaña del Olimpo de Misia con 2543 metros de altitud.

 

El teleférico comenzó a elevarse y elevarse. Si bien hacía frío en la ciudad no esperábamos lo que estábamos a punto de encontrarnos: nieve. Nieve por todos lados y claro, con nieve llegaron los deportes de invierno (aunque nuestras ropas no estuvieran preparadas para ese evento). Cuando llegamos a la cima, los skis y snowboards estaban en manos de todos.

bursa (319)

Sin nada pensado, deambulamos por la zona observando a expertos y novatos en el arte de los deportes de invierno, hasta que después de mucho caminar nos aventuramos con la moto de nieve. Fue nuestra primera, y hasta ahora única, experiencia en tal vehículo, y fue tan divertido… Al principio la emoción me engarrotaba los brazos pero poco a poco fui tomando soltura, hasta el punto de que me atreví yo también a conducir semejante máquina (he dicho ya que odio las motos?).

bursa (330)

Casi una hora en moto nos agotó tanto que decidimos volver a la estación de ski y tomarnos un chocolate caliente antes de continuar nuestro día: aún teníamos que cenar nuestro Iskender antes de volver a Estambul en el último barco de la noche. No te recomendamos que tardes mucho en bajar, pues coincidirás con una avalancha de gente con las mismas intenciones y tendrás que esperar hasta que llegue tu turno como si fueran las filas para acceder a las atracciones de Disney.

Iskender para todos

Volvimos sobre nuestros pasos hacia la ciudad en busca del que nos habían dicho era el mejor Iskender kebab de la ciudad, ¿sería verdad?

Después de esperar un poco en fila nos llegó el turno.

-¿Quieres 1 ración o media?

Sin saber muy bien como eran las cantidades nos aventuramos por una ración completa para cada uno. Y mientra lo preparaban, observábamos. No había menú en aquel restaurante sólo porciones y eso te lo preguntaban en la entrada. Tan sólo un camarero se pasaba por tu mesa a preguntar por tu bebida.

bursa (310)

Nada tenía que ver este kebab con el que habíamos visto preparar en Estambul, por muy Iskender que quisieran llamarle. Una inmensa masa de carne giraba en su torno, mientras el cocinero la rociaba de mantequilla líquida. Esta fue una de las primeras diferencias que notamos, pues en otros sitios, la mantequilla te la ponen sobre la carne una vez se ha servido. Un pan bañado en salsa de tomate hacía de cama para las jugosas tiras de carne, pimiento y yogur lo acompañan. Primer bocado y caímos enamorados de este manjar grasiento sí pero delicioso.

Por mucho que buscamos no encontramos otro Iskender como aquel y llegado el momento rechazamos probar cualquier otro.

bursa (311)

Bursa es un lugar en el que poder pasar un fin de semana y visitar muchos museos que habitan en sus calles, descubrir tiendas en sus bazares, divertirse en la nieve de invierno o disfrutar de las primeras flores de primavera pero sobre todo es lugar para llenar el estómago con el que probablemente es uno de los mejores platos de kebab del país; pero ya ves que en menos de 24 horas también se puede sacar mucho partido a la ciudad.

Recuerda que compartir es vivir

¿Ya probaste tu Iskender?

Un comentario sobre “Bursa, disfrutando de la nieve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s