Dando el pecho por el mundo

Estamos en la Semana Mundial de la Lactancia Materna, este año el lema dice: “Empoderemonos. ¡Hagamos posible la lactancia materna!” Con el nacimiento de Nara y Ezra, la lactancia se ha convertido en un motor, un signo de identidad, de orgullo y también un giro de profesión.

Desde el momento en que fuimos padres, no cambiamos nuestra forma de pensar respecto a viajar. La crianza es muy diferente en unos lugares y otros, incluso dentro de una misma sociedad. Cada familia cría, educa, alimenta de la forma que mejor cree o puede hacerlo. Sin embargo, y con esto no descubrimos la pólvora, desde el inicio hay voces que te dicen cómo hacerlo “bien”. Y ese bien significa a su manera, de la forma que ellos lo hicieron o de la forma que creen que lo harán, porque si eso no es “bien” entonces, ¿lo habrán hecho mal?

Para nosotros, dar el pecho fue una decisión desde el minuto cero, sabíamos que podíamos y así seguimos el camino. Sin embargo, siempre había algo que, ya desde antes de estar embarazada, me rondaba en la cabeza. La forma de dar el pecho alrededor del mundo es muy distinta. Hay sociedades donde está muy aplaudida, otras donde lo mejor es no hacerlo en público a riesgo de verte confrontada y en otras está radicalmente mal visto o incluso prohibido si estás en la calle. Estas cosas, que antes no nos afectaban directamente, ahora son un factor en el viaje. En la preparación de nuestro viaje a México surgió la duda ¿podré dar el pecho sin presiones, miradas, comentarios? Surgió entonces porque fue el primer viaje al extranjero (sin contar con España) al que íbamos con los peques. Aunque nunca hemos tenido problemas en Panamá, sólo el 21% de la población amamanta hasta los 6 meses de vida y poco se ve en público. Así que pensé en preguntar a las familias viajeras, y tuvimos bastantes respuestas, aunque en general faltaban muchos países por abordar. Algunas respuestas nos hicieron gracia, otras nos parecieron un poco obvias y algunas nos molestaron un poco. Pero claro, cada uno lo vive a su manera.

teta
Bajo el sol de Teotihuacán

La respuesta más habitual es que una debe estar segura de lo que hace. ¡Obvio! Pero después de 9 meses amamantando doblemente, ¿alguien piensa que no lo tenemos claro? Una sugerencia fue la de taparnos con una mantita, pero claro con 9 meses sin haberles tapado nunca… puede ser “peor el remedio que la enfermedad”, además de que si yo no como tapada, ¿por qué van a tener que hacerlo mis peques? Recientemente salió la noticia de que la compañía KLM pedía a una madre que se cubriese para dar el pecho a su bebé para no incomodar a otros pasajeros. Nosotros hemos viajado con ellos y amamantado en tandem y no tuvimos problema, pero se ve que cada vuelo y cada directriz es diferente. Amamantar es un derecho de la madre y del bebé, puede que no te guste, pero nadie te obliga a mirar.

El uso de salas de lactancia siempre es una opción por supuesto, pero tienes que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, aunque se podría planificar un poco si tu bebé tiene más o menos un ritmo.

teta
En la privacidad de casa sin importar cómo

También nos recomiendan no hacer un espectáculo o hacerlo muy visible, sino natural. No sé muy bien qué significa esto la verdad, no es un espectáculo pero lo cierto es que amamantar a dos, aunque no sea en tandem, llama la atención. Pero amamantar no es un espectáculo, es alimentar, dar calor, cariño, consuelo, crear vínculo… Mi preocupación sigue, ¿será que alguien me dice algo mientras estoy dando el pecho y asusta a mis peques?

Reuní información y con ganas quise saber dónde la lactancia se puede vivir con naturalidad, sabiendo que si además hablo de lactancia prolongada, la situación empeora mucho. Nos respondieron mamás que habían amamantado en Asia principalmente sin grandes dificultades aunque en países como Japón utilizando las salas de lactancia; en Europa no es un problema aunque puede serlo en algunos países de América Latina o Asia Central.

Nuestro recorrido con los peques no es grande, pero siempre nos ha tocado amamantar en tandem (los dos a la vez, sí) y eso no es “discreto” ni necesita serlo y en nuestro recorrido no hemos encontrado problemas; ni cuando tenían 9 meses ni tampoco con año y medio.

teta
También en tandem en público, porque a veces no aguantan más

Y tú, ¿cuál ha sido tu experiencia?

2 comentarios sobre “Dando el pecho por el mundo

  1. Pingback: Bebés viajeros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s