Desastres de viajes

A menudo, los viajes traen sorpresas (o las creamos con nuestros despistes). Muchas veces todas estas anécdotas no se cuentan, pues no es de lo que va el viaje. Pero no se olvidan. Así que hoy repaso algunas de ellas.

Angola y el viaje a la tribu

Ya te conté que vivimos una experiencia única en Angola, pero es que en ese viaje nos pasó de todo (y durante la estancia de Nacho en el país todavía más). Para nosotros ese viaje tiene varias anécdotas mencionables.

La primera fue cuando nos montamos en candonga en Lubango. No es habitual, al menos no en Luanda, ver a 3 blancos extranjeros blancos en candongueiro, pero en Lubango para llegar del centro al hotel decidimos tomar una. El ayudante del conductor baja a un muchacho para subir nosotros, nos indica a Nacho y a mi que nos pongamos en la parte de atrás, mientras a nuestro amigo Jose lo sienta de copiloto, vuelve a subir al joven que hizo bajar. Siguiente parada, se sigue subiendo gente y los acomoda bien. Siguiente parada, ya íbamos a reventar, la muchacha que quería subir se nos queda mirando, saca la cabeza de la candonga mirando al asistente que le insiste en que entre. Una parada más en la que se suben hasta 3 personas, comienza el juego del Tetris: yo bajo, suben 2 atrás, sienta al tercero en la fila intermedia y a mi con medio trasero en el aire a su lado. El asistente ya no puede ni cerrar la puerta, con el trasero fuera de la candonga y el cuerpo apoyado en nosotras porque no tiene dónde sujetarse… No saber dónde poner las manos, dónde mirar y si reír o llorar, esas son experiencias de viaje.

candonga
Candongueiro típico, imagen de Google

China, donde el McDonalds no se llama McDonalds

Después de muchos días de comer auténtica comida China queríamos comer cualquier otra cosa, tanto que buscamos un McDonalds por Pekín. Ilusos de nosotros, en una ciudad tan grande llegar hasta donde horas antes habíamos visto un McDonalds no fue tan fácil. Podría haberlo sido, claro que sí, pero la dificultad del idioma nos hacía ponernos a hacer señas y pronunciaciones imposibles. Y es que por mucho acento americano, mandarín, español y un largo etcétera o McDonalds tiene otro nombre en chino o ni los voluntarios para el mayor evento deportivo que se celebró en China en 2008 hablaban un mínimo de inglés. ¿Qué cenamos finalmente? Ni idea, creo que para no perdernos del todo regresamos al hotel y comimos un poco más de auténtica comida china.

joiarib-morales-uc-762964-unsplash.jpg

Irán y el problema de llevar dinero en efectivo

Que en esta familia somos muy fans de Irán no es nada nuevo, lo que quizás no sabes es lo que nos ocurrió en nuestra visita. Cuando visitamos el país, sólo podíamos llevar dinero en efectivo, nuestras tarjetas no sólo no funcionarían en el país sino que era probable que además nos las bloqueasen (cosas de la situación política internacional) y además había que cambiar los dólares que llevábamos a riales iraníes. Todo era tan barato que al final del viaje nos sobró la mitad del dinero que habíamos llevado. Mientras estábamos en Isfahan, nos habían recomendado un restaurante, así que una de las noches la reservamos para comer en tan afamado lugar. Teníamos mucha hambre y veníamos fardando (no se puede decir que estuviéramos haciendo otra cosa) de que con la cantidad de dinero que llevábamos íbamos a comernos todo lo que había en el restaurante, y a dejar propina. ¿Ya sabes lo que nos pasó no? Efectivamente, no es que fuera caro pero nos faltaba dinero. ¡Qué horror, qué vergüenza! No sabía muy bien dónde esconderme pero hubo que decirle al camarero que nos faltaba dinero, bastantes riales (que al cambio eran como 40 céntimos de €uro). No ha habido un camarero más simpático ni a quien hayamos estado agradecidos al mirarnos, sonreírnos y decirnos que no pasaba nada.

pepi-stojanovski-509192-unsplash.jpg

Y es que los viajes están llenos de experiencias y pocas de ellas son perfectas, es lo que hace click, lo que nos enseña que hay que seguir hacia delante.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Desastres de viajes

  1. Son anécdotas que nunca olvidas y además esto siempre está fuera de lo que cualquier viajero tendría programado…
    Hay que contarlas para que la gente entienda un poco más a las personas y el carácter de sus habitantes…
    Muy simpáticas estas situaciones 👏👏👏👏

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s