Los Zapp

Mientras vivimos en Estambul, ocurrió algo increíble. Nosotros seguíamos en Facebook a una familia argentina que viajaba por el mundo en su coche de 1928. Ese seguimiento nos llevó a saber que estaban en Israel en dirección a Europa.  Sabíamos una cosa: tendrían que cruzar por Grecia o por Turquía. Así que nos metimos a las redes y les contactamos.

Como dice Herman, “tenía que ser por ahí” y por ahí fue que nos encontramos un 6 de enero en el aeropuerto de Sabiha Gökçen con cuatro niños ataviados con gorros de Papá Noël y sus padres.

Familia Zapp
Imagen de la familia Zapp

Si no conoces a esta familia por su coche, te damos más datos: ellos son la familia Zapp, una familia argentina que salió en el año 2000 con la idea de recorrer América en plan mochileros en 6 meses. Eso era todo el presupuesto que tenían y sin embargo llevan 19 años de viaje.

A los 6 meses llegaron a Ecuador, ahí se acabó el dinero y, como ellos dicen, empezó el verdadero viaje. Buscaron la forma de generar dinero para continuar su sueño. Quizá otros hubiesen dado la vuelta y regresado a Argentina, pero ellos no. Crearon artesanías, compraron en un lugar y vendieron en otro… se reinvertaron para continuar ese viaje que desde niños soñaron.

Familia Zapp
En Alaska, Pampa ya era un viajero (imagen propiedad de la familia Zapp)

Casi al final de este primer viaje nació Pampa, ahora un adulto, con ayuda de muchos amigos que les acompañaron en el viaje. A su regreso a Argentina comenzaron a escribir su libro: Atrapa tu sueño, y nació Tehue.

El gusanillo del viaje no dejaba de picar así que se lanzaron otra vez, esta vez a recorrer de costa a costa Norteamérica. Y en ese impasse, nació Paloma. El viaje no se paró ahí tampoco y se lanzaron a Australia, donde nació el pequeño de la familia, Wallaby. Continuaron por Asia y finalmente por África antes de llegar a Israel y dirigirse a Turquía donde nuestros caminos se cruzaron.

Familia Zapp
En Australia (imagen propiedad de los Zapp)

Con todos los lugares visitados, todas las experiencias vividas y todas las personas conocidas podríamos decir que ya lo han visto todo; y sin embargo, siguen manteniendo la capacidad de asombro sincero ante lo que les ocurre y lo que ven. Podemos decir que con nosotros entraron por primera vez al continente europeo y ¡cómo lo vivieron! La alegría en sus caras, la búsqueda de detalles durante el viaje… Es probablemente lo que más sorprende al conocerlos, mantienen la curiosidad, la humildad de saber que no lo saben todo y la capacidad de asombrarse como si fueran niños.

Familia Zapp
En Asia (imagen propiedad de la familia)

Y los chicos viven felices, son responsables, autónomos, cariñosos, inquietos y la prueba viviente de que se puede viajar con niños. Es más se debe viajar con niños pequeños solamente por todo lo que aprenden ellos y porque uno aprende a ver el mundo desde sus impresionables ojos.

Familia Zapp
En el camino también ha habido educación formal (imagen de la familia Zapp)

Estuvieron unos meses por Turquía antes de adentrarse a Europa que recorrieron muy a gusto. Llegaron a las Canarias y desde Tenerife pusieron rumbo al continente de partida, esta vez en barco. Y una vez llegaron siguieron viajando, porque hay hábitos que son muy difíciles de dejar y este es uno de esos. 

Familia Zapp

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Los Zapp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s