Roma en 3 días

Nos vamos a Roma

Desde hace un tiempo teníamos ganas de viajar a Italia juntos, y encontramos la ocasión: una escapada fugaz, algo más de 48 horas para ver la ciudad eterna. Pero ¿qué ver en Roma? ¡Pues Roma! Y es que, aunque la respuesta parece absurda, la realidad es que en casi todas las calles de la ciudad podrás disfrutar de historia, arte y belleza; una iglesia por aquí, una pequeña trattoria por allá, una fachada llena de flores… No tiene desperdicio. Pero además nos gustó la opción de caminarla, sí tiene muchísimo que ver y algunas cosas están bastante distante de otras; pero por el camino podrás pararte a contemplar otras tantas, así que valió la pena desgastar las suelas de los zapatos.

Así es eterna

Intentar resumir la historia de Roma es una ardua tarea, pero lo intentaremos.

Según cuenta la tradición, Roma fue fundada por Rómulo y Remo, hermanos amamantados por una loba, en el 753 a.C. Sin embargo, según los datos, Roma se fundó más tarde, alrededor del 600 a.C. por Tarquino Prisco. Tras un periodo monárquico, Roma toma forma de república oligárquica y comienzan las guerras internas y con otras poblaciones instauradas en Italia con anterioridad. Gracias a estas guerras, va expandiendo su territorio por toda la península itálica y continúa su expansión hacia Grecia. En los siglos III y II a.C. el imperio amplía su territorio llegando a otras zonas del Mediterráneo, África  y Oriente.

Su extensión la llevó a ser conocida como la Capital del Mundo, fue la dinastía Flavia la que construyó el Anfiteatro Flavio, más conocido como El Coliseo. La propagación de la fe cristiana por parte de Antoninos durante la segunda mitad del siglo I y la crisis del principado a partir del siglo III transformó el imperio en una anarquía militar. Comienza la división del imperio, y sólo hemos llegado al siglo III d.C. pero con su cultura, su arquitectura, su política y educación no hace falta continuar con la historia, pues esto es lo que te atrapa vertiginosamente.

Pero, ahora bien, ¿qué es imprescindible ver en Roma? Compartimos contigo nuestra experiencia de este paso fugaz por la ciudad. Nos alojamos en un pequeño B&B en Trastevere, uno de los barrios de moda que mantienen el aura de no haber cambiado nada y sin embargo todo lo que lo rodea es de lo más it, especialmente por la noche. Antes de empezar, decir que el barrio nos encantó, nos pareció muy cómodo, con muchas posibilidades para comer y pasear sin estar de turisteo, y te lo recomendamos como base en tu visita.

¿Qué hacer en Roma?

Día 1: Primeras horas de nuestra llegada

Caminamos hasta la Piazza Navona pasando por la iglesia Sant Andrea della Valle. La plaza es rectangular y en ella se enclavan tres fuentes: la fontana del Moro, fontana dei Fuimi y fontana del Nettuno; tras ellas Sant Agnese in Agone. Las fuentes del Moro y Neptuno se encuentran en los extremos de la plaza y la de Fuimi, realizada por Bernini, es la más espectacular. En ella se representan los cuatro ríos más importantes de cada uno de los continentes conocidos de la época: Nilo (África), Ganges (Asia), Danubio (Europa) y Río de la Plata (América), los ríos están representados por gigantes de mármol. Rodéala y descubre todos los detalles que el escultor diseñó. Alrededor de la plaza hay muchos restaurantes y heladerías te recomendamos buscar siempre las artesanales.

Roma, Italia
Piazza Navonna, Roma

A tan sólo dos calles de allí se encuentra el Panteón de Agripa, erigido por Adriano alrededor del 120 d.C sobre los restos de otro del 27 a.C. El templo es circular con una abertura en su interior permitiendo la luz natural, y proporcionando una cúpula muy característica que puede distinguirse desde las alturas con facilidad. Su interior impresiona por sus dimensiones y sus detalles.

Roma, Italia
Panteón de Agripa, Roma

Y en nuestro camino al monumento Vittorio Emanuele II no perdimos la ocasión de visitar la iglesia de San Ignacio de Loyola. Esta iglesia entre callejuelas puede quedarse un poco fuera de ruta, sin embargo, su interior es magnífico. La bóveda fue realizada por Andrea Pozzo y está en perspectiva de manera que, dependiendo de tu posición en la iglesia el techo se aprecia de una forma u otra. Si te sitúas en el centro y miras hacia arriba, verás como el templo no termina en su techo, sino que continúan un par de plantas más edificadas en columnas y a cielo abierto, lleno de ángeles y figuras bíblicas. Tiene también una segunda imagen en perspectiva, esta vez en lo que sería la cúpula sobre el altar. Todo un juego de ilusiones ópticas.

Al final de la Via del Corso, o al principio según se mire, aparece imponente el monumento a Vittorio Emanuele II, con varias fuentes y el altar de la patria es uno de los puntos donde disfrutar de una vista panorámica de la ciudad. Desde lo alto se puede ver la Basílica de San Pedro en el Vaticano, la cúpula del Panteón, el Coliseo y otros tantos monumentos. Las vistas son espectaculares y los 7 euros que cuesta subir a lo alto del monumento merecen la pena. Para ello, hay que subir todas las escaleras y dirigirse a la parte trasera del edificio, donde se encuentran la taquilla y los ascensores para subir, por algún motivo la taquilla no está a la vista del público en la zona principal.

Roma, Italia
Monumento a Vittorio Emanuele II, Roma

Volvemos sobre nuestros pasos hasta llegar a la Piazza Colonna con la columna de Marco Aurelio como atractivo, fíjate en cuantos detalles tiene. Por último, nos dirigimos a Piazza di Spagna. Deseamos que en este último tengas más suerte que nosotros, pues la estaban arreglando y no estaba en su esplendor, es más, la tuvimos que ver desde lejos. Eso sí, nos sentamos y disfrutamos de un gelato ahí mismo viendo la cara de decepción del resto de turistas.

Ya de regreso decidimos pararnos en la Isola Tiberina, la isla en el Tíber. Dejando a un lado la isla, la vera del río está plagada de puestos donde poder tomarse algo o cenar dando vida al río y aprovechando al máximo su belleza. Y si quieres llevarte algún souvenir original este es el lugar, hay mucha artesanía y detalles bonitos con los que siempre recordar Roma.

Roma, Italia
Isola Tiberina, Roma

Acabamos las primeras horas en Roma, no sin antes darnos un banquete: Il Ciak en Trastevere, especialistas en carne, un poco más caro que el resto, y nuestro primer tiramisú. La búsqueda del tiramisú no cesará, a mí me encanta este postre, pero Nacho lo detesta así que nunca podemos pedirlo para compartir. ¿Cómo no tomar tiramisú mientras estás en Italia? Pues en este viaje, el postre no se comparte.

Roma, Italia
Uno de tantos tiramisús en Roma

Día 2: un golpe de lleno con la historia

Nos habían dicho que para visitar el Coliseo haríamos cola, y que lo mejor era comprar la entrada y visitar previamente el Palatino y el Foro Romano. Caminamos desde Trastevere pasando por el Circo Máximo y por la Via di San Gregorio ya divisamos el Coliseo. Si hace buen tiempo, es una buena forma de empezar el día, no porque no vayas a caminar suficiente sino por ver la ciudad de buena mañana.

El Palatino, la colina donde la leyenda cuenta que nacieron Rómulo y Remo, pero además en él se encuentran las viviendas de los gobernantes de la antigua Roma, con unas vistas increíbles de la zona y el Foro Romano a tus pies. En el Foro, se desarrollaba la vida pública de Roma y se encuentran desde iglesias hasta el senado, calles pavimentadas y antiguas aldeas. Aquí, uno puede pasearse horas y horas dando vueltas y buscando información, no sólo sobre para qué se utilizaba ese edificio sino también sobre cómo vivían entonces.

Roma, Italia
Foro Romano, Roma

Y llegamos al monumento más fotografiado, al más llamativo, a aquel que, si piensas en Roma, se te viene a la cabeza: el Coliseo. Con una capacidad de entre 40 y 70 mil espectadores y con cinco plantas, el Colosso, su construcción y su historia es inigualable en esta ciudad. Su construcción se inició en el año 72 y sus dimensiones reflejan el poderío del imperio.

Roma, Italia
Anfiteatro Flavio o Coliseo, Roma

Cerca de allí se encuentra Santa Maria della Neve, también conocida como Santa Maria Maggiore, es inmensa, recargada en sus techos y altar pero sobria en general, cargada de mosaicos resume en su arte las grandes etapas artísticas de la Roma cristiana. Y de ahí, nos dirigimos a la Fontana di Trevi, la fuente más famosa de toda Roma que se muestra en varias películas como La dolce vita: está llena de día y llena de noche, pero tendrás que ir y tirar una moneda si quieres volver, o eso dicen. Por allí aprovechamos a tomarnos otro gelato en Antonietta Cecere delicioso.

Roma, Italia
Fontana di Trevi, Roma

Otro lugar desde donde ver el Foro Romano es desde la parte trasera de la Piazza del Campidoglio, donde además se puede ver una réplica de la loba amamantando a Rómulo y Remo; la original la encontrarás en el Museo Capitolino, en la misma plaza antes de entrar. Por último cenamos en L’archetto especialistas en espaguetis con más de 60 salsas a elegir y un tiramisú que quita el hipo.

Día 3: paseando hacia el sur y descubriendo postales

Empezamos el día dirigiéndonos al sur hasta la Basílica San Paolo Fuori le Mura en la que se encuentra la tumba de San Pablo, es la segunda basílica papal de mayor tamaño de Roma tras la de San Pedro en el Vaticano, así que puedes hacerte una idea de sus dimensiones, y por su lejanía del centro probablemente apenas recibe visitantes y te permite disfrutarla sin agobios. Como curiosidad, en ella se encuentran retratados a todos los papas habiendo hueco aún para unos cuantos más que aún están por llegar.

Llegamos a Il buco di Roma, al que no se puede entrar, pero puedes mirar por la mirilla y… un bosque enmarca la cúpula de San Pedro. La imagen es preciosa, pero tendrás que mirar por este agujero para verla. Y caminando por la zona volvimos a Trastevere, a callejear y a comer en Dar Poeta, una pequeña pizzería donde cambiarás el tiramisú por la pizza calzone de ricota y Nutella. Vimos el atardecer desde el parque de Gianicolo mirando hacia el Coliseo, aunque también podrías ver el amanecer mirando a San Pedro, lo que no debes hacer es perderte uno u otro. Y nos despedimos de Roma en Cantina e Cucina con una decoración singular y un tiramisú para terminar el viaje.

Roma, Italia
Calzone de nutella y ricootta
Gasto Coste en moneda local (2016) € aprox.
Vuelo Estambul-Roma por persona / 124€
Alojamiento por noche / 59€
Transporte aeropuerto-Trastevere por persona / 8€
Entrada Palatino + Foro Romano + Coliseo / 12€
Audioguía / 7.5€
Entrada panorámica Piezza Venezia / 7€
Promedio comidas para dos con postre 40-60€

Y así acaba nuestro itinerario, con muchas ganas de visitar Roma y otras partes de Italia de nuevo. Por último recordar eso de que compartir es vivir, así que a compartir!

 

Anuncios

Un comentario sobre “Roma en 3 días

  1. Pingback: El Coliseo Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s