5 días en Ciudad de México con bebés

 

Por fin llegaron nuestras ansiadas vacaciones de nuevo. Esta vez, y gracias a una super oferta, nos ponemos rumbo a Ciudad de México. Aún no hemos estado en el país azteca (azteca, maya, teotihuacana, olmeca, tolteca… son tantas), pero estamos muy ilusionados. Decidimos no tomar vuelos internos a conocer algunas de las maravillas de México por aprovechar de la mejor forma posible el tiempo con los peques. Y por lo que hemos visto por las redes y amigos que han estado recientemente por ahí, México ofrece mucho y volveremos para verlo.

Como datos importantes, viajamos con dos bebés de 9 meses y medio. Su hora de dormir nos acorta los días. Están en pleno gateo, así que incluimos e improvisamos espacios para que den rienda suelta y exploren por su cuenta. Con niños más grandes o sin niños se amplían las posibilidades, te daremos algunos consejos sobre cómo sacarle el máximo partido.

Algo de historia

Aunque los asentamientos en los alrededores de lo que es hoy Ciudad de México datan desde al menos el 200 a.C., junto al lago Texcoco, fue entre los años 1325 y 1345 cuando los aztecas divisaron la señal que les haría comenzar a construir una ciudad donde asentarse y venerar a sus dioses. Y así, poblaron lo que hoy es el Zócalo de esta urbe norteamericana.

Ciudad de México, Mexico

Una vez asentados, los aztecas tuvieron muchas disputas internas, pues se controlaba desde esta posición un terreno muy grande y mantenía descontentos a muchos. Y en 1519 llegan los españoles con la expedición de Cortés. Algunos aztecas se unen  al grupo español traicionando a su patria a los ojos de unos o liberandose del maltrato del imperio a los ojos deotros. Sea como fuere, este apoyo ayudó en la conquista, aunque no cesó la lucha.

En 1821, tras las guerras napoleónicas en España, México proclama su independencia. Pero una vez más esto no supone el cese de las peleas por poder. Durante años la inestabilidad política hacía subir al poder a unos durante poco tiempo para luego ser asesinado o traicionado y subir al poder a otros. Mientras tanto la ciudad fue creciendo, modernizándose y haciendo las paces con una historia que deja muchos muertos tras de sí y una cultura fascinante.

La ciudad en datos

La ciudad está situada en un valle a 2240 metros sobre el nivel del mar. Tiene una superficie de 1495 kilómetros cuadrados. La población de la ciudad es de casi 9 millones de habitantes, sin embargo si consideramos el área metropolitana la cifra asciende a 22 millones. Estos datos la convierten, directamente, en la ciudad de mayor población del continente y del mundo hispano. Supera por poco a la ciudad de Nueva York, tanto en núcleo urbano como en el área metropolitana, que no es poco! También supera a ésta y queda por detrás de Londres en número de museos con unos 87 en el Casco Histórico y más de 157 en total. La moneda del país es el peso mexicano que se simboliza igual que el dolar ($)

Itinerario de 5 días con bebés

Día 0: Llegada y hospedaje

Aterrizamos un lluvioso viernes por la tarde. Pese a que el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México Benito Juarez se encuentra ya en medio de la ciudad por tanto que esta ha crecido, tardamos casi una hora en llegar a nuestro hotel en el barrio Roma Norte. Nos alojamos en el Hotel Posada Viena, con sus habitaciones y pasillos decorados y llenos de colores donde nos atendieron muy bien. En la planta baja hay un restaurante argentino donde cenamos en cuanto llegamos. El hotel también tiene cafetería donde ofrecen desayunos, aunque nuestra reserva no lo incluía y que sólo utilizamos la primera mañana.

Si tus peques no son tan peques como los nuestros, una buena opción es salir a cenar y pasear por el barrio, las colonias de Roma, Condesa y Polanco son muy seguras y es donde recomiendan alojarse. Estos barrios están llenos de restaurantes de moda y tradicionales y puedes encontrar desde restaurantes caros hasta buena comida para bajo presupuesto. ¿Una sugerencia? Ve hasta la Plaza de Cibeles, allí hay un montón de terrazas donde picotear.

¿Vas a hacer tu reserva de hotel con Booking? Llévate un 10% de descuento gracias a este enlace.

Día 1: Coyoacán, el barrio de Frida

Después de aprovisionarnos en el super, nos dirigimos hasta la Plaza de Cibeles para comprar nuestro ticket de dos días en el Turibus. Aunque pueda resultar una turistada, con tan pocos días, los bebés y una ciudad tan grande nos lo recomendaron algunos amigos que viven en CDMX, así vimos zonas y recibimos explicaciones que por nuestra cuenta habría resultado más difícil.

Ciudad de México, Mexico

Sin más nos montamos en dirección Coyoacán, hoy queremos ver la casa museo de Frida Khalo. Coyoacán antes era un pueblo a las afueras de la Ciudad de México, sin embargo hoy, es un barrio al sur de la ciudad de casitas más bajas. Aún mantiene su plaza central, su iglesia y su mercado. Para llegar a la casa de Frida tomamos el Circuito Sur, y tiene dos paradas en el museo, uno al inicio del recorrido y otro en su regreso para que decidas en qué momento quieres pararte. Recorremos la calle Insurgentes hasta que nos avisan de nuestra parada. Los peques van cómodos en el bus turístico mirando el cielo, los edificios o bailando con nosotros.

La casa museo es inconfundible, de un penetrante azul con los marcos de las puertas en color vino, además de por las colas que se forman. Tiene dos filas, una con la compra de la entrada anticipada (es la que recomendamos) y otra para comprar la entrada en el momento. Nosotros cometimos el error de no comprarla con antelación y esperamos una hora y media para entrar (suerte que los peques se durmieron).

Ciudad de México, Mexico

La casa museo nos gustó mucho, mantiene la vivienda como la tenían Frida y Diego: los dormitorios, la cocina, el estudio, los jardínes… Y más que obras y obras de la artista nos la muestra a ella misma con sus circunstancias. El jardín fue una delicia para estar con los peques y lo utilizamos como “momento parque” para que gatearan a sus anchas. Durante nuestra visita había una sala temporal con vestuario de Frida, otra joya. Debes saber que puedes fotografiar los jardines pero para poder hacerlo en el interior de la casa debes pagar un extra por persona/dispositivo que merece la pena en nuestra opinión.

Como nos retrasamos en entrar al museo, de aquí nos fuimos al centro de Coyoacán en busca de comida. Seguimos por la calle Allende hasta el centro y nos paramos a comer cerca del Jardín Centenario, en la Fonda El Morral donde probamos los chilaquiles y nuestros primeros tacos.

Teníamos muchos planes en el barrio: visitar la casa de Leon Trotsky (comunista con disputas con Lenin y Stalin asesinado por un espía extranjero de la NKVD en Coyoacán), ir al mercado, comprar algún souvenir o artesanía, pero no. Había tanta gente, los fines de semana son un mar de personas por México, que Nara se agobió y decidimos parar y jugar en el Jardín Centenario y paseamos por el barrio en nuestro camino de regreso al Turibus, ¡ya tenemos excusa para volver!

Ciudad de México, Mexico

También puedes pasarte a ver la Casa Estudio de Diego Rivera y Frida Khalo, el Museo Nacional de Culturas Populares, el Estadio Azteca o el Barrio de San Ángel

Día 2: Museos, parques y espectáculo volador

Empezamos el día yendo a desayunar a en El Hidalguense, en la calle Campeche. Desayunar tacos barbacoa a las 8 de la mañana no es para todo el mundo, pero esa era la hora a la que llegamos y tampoco nos podemos quejar. Si bien a los peques les pedimos un plato de fruta que estaba deliciosa, nosotros nos comimos 250g de jugosa carne y bien de tortillas. Tan buena pinta debía tener que Nara decidió que ella comía carne, que la fruta nos la comiéramos nosotros.

Y después tomamos la ruta del Circuito Histórico que nos llevaría a conocer toda la ciudad. Nuestra parada se encontraba al final del recorrido pero tomamos el bus a mitad así que antes de llegar al Museo de Antropología estuvimos viendo la ciudad que posteriormente visitaríamos. Parte del recorrido estaba en obras así que desviaron la ruta original y acabamos en el Auditorio Nacional, un imponente edificio renovado en los años 80 y reinaugurado en el 91 con conciertos y compañías nacionales e internacionales.

Ciudad de México, Mexico

Caminamos desde aquí bordeando el Bosque de Chapultepec, al que entraríamos más tarde, en dirección al Museo de Antropología. Cabe destacar que es domingo, y como en muchas ciudades, habilitan Paseo de la Reforma para el uso peatonal. Nos encantan este tipo de espacios, de nuevos usos para las grandes avenidas, porque además de liberar un poco el ambiente de coches y polución, fomentas el ejercicio, los transportes limpios y actividades en familia diferentes del puro consumismo. El camino hasta el museo es corto y son tantos los árboles que lo cubren que aunque sea un día soleado, estás protegido por sus ramas.

Por fin llegamos al Museo Nacional de Antropología y sorpresa… están arreglando un ala del piso superior así que la entrada es gratuita. ¡No todas las cosas inesperadas son malas en los viajes! Hubiéramos entrado de todas maneras y te lo recomendamos por todo lo alto, además es un espacio donde encontramos otros peques y muchos estudiantes, así que los pequeñines son bienvenidos. El museo recoge colecciones arqueológicas y etnográficas del país con la finalidad de mostrar la riqueza indígena que le caracteriza. Es el museo más grande de México y uno de los más destacados del mundo. Como es tan grande, decidimos visitar tres salas: Teotihuacan, que fue uno de los centros de control económico más importantes y que visitaríamos al día siguiente; Mexica, que era el grupo más poderoso cuando llegaron los colonos; y Maya, de ellos cabe destacar los avances en ciencia y arte.

Ciudad de México, Mexico

Al salir disfrutamos de un espectáculo de bailarines voladores mientras comíamos un plato de tlayuda, una tortilla de maíz más dura de lo habitual cubierta de frijoles, nopales (un cactus comestible) y queso.

Ciudad de México, Mexico

Es hora de juego así que retrocedemos sobre nuestros pasos y nos dirigimos al Parque de Chapultepec que es dos veces más grande que Central Park en Nueva York con la intención de visitar el Museo de Historia que se encuentra en el Castillo de Chapultepec, que se utilizó para la película de Romeo y Julieta, pero para entonces los peques habían caído rendidos de sueño pero no nos dejaban subir hasta el castillo con el carrito de bebés. No obstante paseamos un rato antes de regresar al Turibus hasta casa.

Sin hacer mucho más, el día así es completito pero si quieres más, además del Museo de Historia puedes pasarte por el Papalote Museo del Niño o por el Zoológico sin tener que salir del bosque

Día 3: Teotihuacan

Los lunes muchos museos y centros de visitantes de la ciudad están cerrados así que vamos a Teotihuacan donde pasaremos toda la mañana fuera de CDMX

Teotihuacan significa “donde los hombres se convierten en dioses” y vaya si te llevas semejante medalla. La ciudad, cuyos orígenes datan del siglo primero, fue un importante asentamiento al norteste de la Ciudad de México como la conocemos hoy, al norte del lago Texcoco.

Ciudad de México, Mexico

Hasta allí fuimos en taxi previamente acordado y llegamos temprano. Aún no había mucha gente pese a que el centro llevaba abierto una hora, pero lo más importante para nosotros es que el sol aún se podía soportar. Para ir a Teotihuacan hacen falta dos cosas: crema solar y algo que te cubra la cabeza, y luego necesitas un poco de forma y sobre todo una dosis de valentía para subir a sus pirámides. Nos habían recomendado no subir con los peques así que no sabíamos ni cuánto tiempo íbamos a estar ni qué íbamos a hacer, ya lo resolveríamos sobre la marcha. Pronto vimos que teníamos que portear, pues el camino está lleno de piedras pequeñas y con el carro de paseo iba a ser una pesadilla.

El taxista nos dejó cerca de la Pirámide del Sol, la más grande, en lugar de empezar por el principio. Aunque esto supuso que nos perdimos la Ciudadela y la pirámide más pequeña, viendo lo que tardamos en subir y la distancia que había lo agradecemos porque el sol pronto empezó a achicharrarnos.

La Pirámide del Sol tiene una altura de 63 metros, y unas cinco plantas. Subir cuesta lo suyo, los tramos de escalera son irregulares y algunos casi verticales pero el ascenso te deja contemplar la Calzada de los Muertos y a lo lejos la Pirámide de la Luna que, pese a ser más pequeña está virtualmente a la misma altura que la del Sol.

Ciudad de México, Mexico

Cuando por fin terminamos nuestro recorrido, era la hora de comer y en la misma zona paramos a comer en el restaurante La Gruta. Este restaurante es más caro pero muy singular. Todo se desarrolla en el interior de una gruta, en un ambiente mucho más fresco, la comida está muy buena y el servicio es excelente. Dicen que puedes encender una vela y dejarla en la cueva pidiendo un deseo que se cumplirá una vez la vela se apague.

Dedicamos la tarde a gatear cerca del monumento a Cuauhtémoc antes de probar unas cervezas en HOP un lugar con cervezas artesanales pequeñito donde nos encontramos con amigos en Roma Norte.

Día 4: Centro Histórico

Hoy sí, toca conocer el centro de la ciudad. El Zócalo, o Plaza de la Constitución, es la segunda plaza más grande del mundo con 46800 metros cuadrados. Durante nuestra visita la plaza en sí estaba cerrada al peatón pues estaban preparando los puestos para las fiestas del Día de México, pero además de su enorme bandera, lo importante son los edificios que rodean la plaza.

Ciudad de México, Mexico

Empezamos nuestro recorrido por la Catedral Metropolitana, un curioso edificio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987 (junto con el resto del conjunto arquitectónico de la plaza). La catedral consta de dos edificios claramente diferenciados por dentro y por fuera. Y el motivo de tanta diferenciación es que son de hasta cuatro estilos arquitectónicos distintos, pues se construyó en el transcurso de tres siglos. Y entre tanto, los autores, los gobernantes, las sociedades y los eventos ocurridos en México durante ese periodo tuvieron gran impacto en el interior y el exterior del edificio.

A la derecha de la catedral, se encuentra el Palacio Nacional, hoy sede del Poder Ejecutivo. Se construyó sobre el parte del palacio de Moctezuma para hacer la vivienda de Hernán Cortés. Posteriormente lo adquirió la corona española y tras la independencia de México quedó como sede de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Aquí se siguen celebrando las conmemoraciones del Grito de Dolores o el Día de la Independencia. Entre sus remodelaciones y adquisiciones han salvaguardado y dado lugar a grandes obras de arte, entre ellas un conjunto de murales de Diego Rivera.

Siguiendo en la misma dirección encontramos el Antiguo Palacio del Ayuntamiento y el Edificio de Gobierno, dos singulares edificios, el primero construido en 1522 y el segundo en 1724 en un conjunto de portales llenos de mosaicos que dejan de frente la catedral. En el último tramo que bordea la plaza se encuentran los accesos a las calles comerciales.

Después de la catedral nos acercamos al Museo del Templo Mayor y viendo desde fuera que parte de los tramos tenían escaleras y no rampas decidimos no entrar. No obstante una parte de las ruinas del museo se puede ver desde la calle. Continuamos nuestro camino por el barrio deambulando sin rumbo, observando los movimientos matutinos de turistas, comerciantes y defeños en sus rutinas diarias.

Buscamos la calle Tacuba, la más antigua de América, aunque también se puede ir por la peatonal Avenida Francisco I. Madero hasta llegar a la famosa Casa de los Azulejos. Aprovechando este recorrido paramos a comer en el Café Tacuba, un edificio pintoresco, lleno de réplicas de murales que se exponen en el Museo de Historia, y que frecuentaban artistas y políticos a partes iguales. Nos decantamos por probar un plato de temporada que nos había recomendado nuestra amiga Mai, mexicana con un exquisito gusto culinario: chile en nogada, y fue el mejor plato que probamos en el país. Después del restaurantes seguimos hasta el precioso Palacio de Bellas Artes, inaugurado en el 34 después de 30 años de construcción bajo la atenta mirada de Adamo Boari y Federico Mariscal. El edificio que combina art nouveau y art decó se caracteriza por su colorida cúpula. Y cuando nos dirigíamos a la Alameda Central, donde se estaba celebrando la Feria del Libro, una tromba de agua nos hizo refugiarnos en un local comercial cercano.

Ciudad de México, Mexico

Siguiendo por la zona puedes dirigirte a visitar el Museo Mural de Diego Rivera antes de acabar tu viaje.

Día 5: Compras y artesanía

Antes de marcharnos pudimos aprovechar unas últimas horas para dirigirnos al Mercado de Artesanía de la Ciudadela. Aunque no somos muy de comprar, algo había que traerse de recuerdo, y este es un lugar donde poder hacerlo. Puedes comprar muy barato o gastarte algo más en prendas y objetos de buena calidad. El mercado es un laberinto interminable prácticamente al aire libre donde también pudimos comer, nos recordó al Gran Bazar de Estambul.

Ciudad de México, Mexico

Fin del viaje

Nuestro itinerario de 5 días termina aquí, aunque nuestro viaje por México se extendió unos días más en Querétaro y San Miguel de Allende. ¡Eso ya os lo contaremos!

Gasto Coste en moneda local (agosto 2018) € aprox.
Turibus fin de semana 2 días 270$ 12€
Hotel Posada Viena/noche con cama King size 845$ 38€
Casa Museo Frida Khalo/persona 100$ 4.5€
Permiso de fotografía 60$ 2.7€
Taxi a Teotihuacan 1100$ 50€
Entrada a Teotihuacan 70$ 3€
Entrada de coche en el recinto de Teotihuacan 45$ 2€
La Gruta (dos personas con postre) 900$ 40€
Café Tacuba (dos personas sin postre) 1400000 81€

¿Te animas a venirte a esta intensa ciudad?

Un comentario sobre “5 días en Ciudad de México con bebés

  1. Pingback: Bebés viajeros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s