Bebés viajeros

Hay un momento en la vida del viajero en que los que te rodean dicen cosas como “Se te acabó el chollo” o “Ya verás ya, viajar dice…” y nuestra favorita “Olvídate de viajar ahora que vienen los niños”. Lo que ocurre realmente no es que no puedas viajar, es que ya no vas a viajar como antes, fuera como fuese tu forma de viajar, ahora será distinta. ¿Y es que acaso después de tener niños tu vida no ha cambiado? En la mayoría de los casos la respuesta a esta pregunta es claramente que sí. Y digo en la mayoría porque siempre hay alguien que ha querido que el niño sea quien se adapte a la vida del adulto hasta conseguirlo. Por nuestras convicciones educativas y de crianza, esta no ha sido nuestra opción, así que sí, los viajes no son como los de antes, son diferentes igual que lo es nuestra vida ahora, pero no por ello menos apasionantes, ni se nos han quitado las ganas. Muy al contrario, tenemos tantas ganas de compartir con ellos…

Otra de las frases recurrentes es “Para qué lo llevas de viaje si no se va a acordar de nada”. Pues es posible que no se acuerde de nada, y más siendo tan pequeños, pero tampoco se van a acordar de que nos tirábamos al suelo a jugar con ellos o nos pasábamos el día escuchando canciones infantiles y no por ello dejamos de hacerlo. Y lo hacemos, lo uno y lo otro, porque aunque no queden recuerdos si queda una impronta de nuestras acciones. Mientras jugamos con ellos se fortalece nuestro vínculo, establecemos momentos de complicidad y aprendizaje. Cuando cantamos compartimos un mismo lenguaje, momentos de ocio y con las canciones mostramos emociones. Llevarles de viaje fomenta su curiosidad por las cosas nuevas que le rodean, se atesoran momentos entrañables y se viven experiencias diferentes. Por supuesto no es todo oro lo que reluce. Viajar con niños pequeños puede ser difícil si el bebé es muy susceptible a los cambios, si está acostumbrado a rutinas muy estrictas y, sobre todo, si no sabemos ser flexibles.

Para hablar de todo esto tendremos tiempo a lo largo del curso de esta aventura. Por ahora vamos a centrarnos en este primer periodo, el de recién nacidos a un año.

18-02-18 (43)

Los miedos más comunes

Dicen que el primer año de un bebé es el más fácil para viajar, bueno, sobre todo si aún no andan. Veamos: no exigen más que estar con sus padres, se adaptan rápido a los cambios de horario puesto que duermen muchas horas al día y todo puede ser un nuevo estímulo fascinante. Entonces, ¿por qué tantos miedos?

Los habitual es que al convertirse en m/padre a uno le entren algunos miedos. ¿Estará bien? ¿Será feliz? ¿Lo haré bien? Pero si quieres llevarte a tu bebé de viaje, lo más probable es que los miedos sean colectivos. Sin pararse a pensar en que probablemente tú tengas un millón de dudas, la gente que te rodea y demás empiezan con su sin fin de preocupaciones, muchas veces verbalizadas en forma de afirmación profética.

Pero estos miedos son meras proyecciones. No, viajar con bebés o niños menores de un año no es pan comido, pero el viaje depende de ti igual que el bebé. Si lo disfrutas tú, lo hará el peque.

“Ya verás el viaje que te va a dar, no querrás volver a viajar con el/la”

18-03-03 (26)

El primer viaje, al menos el nuestro, te cambia la perspectiva. Para nosotros, fue una escapada de fin de semana al archipiélago de San Blas. No, no quisimos empezar poquito a poco. El viaje era intenso, al menos en cuanto a los transportes y el alojamiento. Por un lado, la carreterita no es nada buena, por el otro estaba la lancha y el oleaje y por último, el alojamiento era de lo más básico. ¿En qué sentido nos cambió la perspectiva? Nuestro equipaje, iba a tener que ser más del habitual, pero menos de lo que llevábamos. Tendríamos  que aprender a ajustarnos con eso. Por mucha playa que nos guste, los peques son aún muy peques para tanto sol o para estar en el agua todo el rato.

Y eso es todo. ¿En serio? ¿En eso iba a cambiar nuestra forma de viajar? Bueno, no. Básicamente, lo que aprendimos en la practica, es que los destinos iban a ser diferentes. Que por ahora habría cosas que no podríamos hacer, y que el ritmo lo iban a marcar ellos. Vamos, lo mismo que aprendimos el día en que nacieron pero aplicado a los viajes! Pero sigamos con las profecias y los miedos para poder ponerles remedio.

El transporte en avión/barco/bus/tren, ¿cómo será el viaje?

Pues puede ser tan plácido o tan tormentoso como cualquier día en casa. Si bien te recomiendan viajar de noche en trayectos largos, no es algo que tu puedas controlar, así que no te angusties. Para nosotros lo mejor en el viaje largo diurno fue hacer “vida normal”. Hicimos lo que haríamos en casa: tienen sueño, pues duermen; tienen hambre, pues comen; tienen ganas de jugar, pues juegan; se aburren, pues nos movemos de sitio para que se distraigan. Pero que pasa si aun así llora? ¿Ah que en casa no llora? Pues que suerte tienes, porque los míos a veces lloran sin yo enterarme muy bien del por qué, y entonces les llevo en brazos, les arrullo, les canto al oído, hago el tonto a ver si así se les pasa o se ríen… (y lo mismo en el transporte).

18-03-30 (3)

El jetlag.

Te lo dicen y te lo repiten pero te resistes a convencerte: “los peques sufren menos jetlag que los mayores”. Y parece que es así porque duermen más, así que el ajuste va siendo en cada siesta. Puede que un par de noches no sean maravillosas, pero ni los nuestros, ni otros tantos que conocemos han sufrido mucho más que eso. El problema vendrá más bien con tu jetlag, que el cansancio se une a la excitación y la preocupación del viaje además de a un bebé ya “en hora”.

¿Pero qué va a comer ese/a niño/a?

Pues en principio los peques comerán lo mismo que en casa. Si toma pecho, igual te has preguntado si podrás hacerlo en la calle o si tendrán salas de lactancia. Si toma leche artificial, ya te habrás encargado de buscar marcas si no te ha dado por llevarte el cargamento desde casa. Pero si ya estás con alimentación complementaria sin papillas será lo más fácil porque el/la peque comerá lo mismo que tú, igual que hace en casa. Esto de la alimentación libre de papillas o BLW, por sus siglas en inglés, fue lo mejor para las vacaciones. Pudimos comer donde quisimos, porque los peques comían de nuestro plato, y muy mal se tiene que dar para que en el menú no haya algo que ellos puedan comer. Los nuestros se pusieron hasta arriba de queso, papas arrugadas y pescado fresco en Lanzarote y de tacos en México!

Processed with MOLDIV

¿Y si se ponen enfermos?

La pregunta del millón. Al igual que debes hacer en un viaje para adultos, lo recomendable es llevar un botiquín con lo imprescindible, algo para la fiebre si apareciera, para los gases si tu peque tiende a retenerlos, o para los oídos si ese es el caso, básicamente la medicación que tienes en casa para los síntomas  más probables, y además llevar un seguro médico aunque sea básico. Pero lo principal es cuidarse, tener en cuenta los cambios de temperatura bruscos y una higiene sencilla sin necesidad de volverse verminofóbico.

Para nosotros siempre ha circulado una idea en la cabeza: hay niños en todas partes del mundo, así que ¿por qué no iban a poder estar los nuestros también? Los miedos ajenos se acaban diluyendo cuando tú estás seguro/a de que ese viaje es perfecto para tu peque, sea donde sea que vayas, porque sí, efectivamente hay niños en todos los rincones del mundo. Y para muestra, un botón. Nosotros somos uno de esos botones, pero si quieres conocer más, aquí tenemos 8 entrevistas a familias que viajan con sus pequeñajos por todos los rincones imaginados.

Y si crees que más familias deberían unirse a esto de los viajes, compártelo!

2 comentarios sobre “Bebés viajeros

  1. Me ha encantado tu post. Me encanta viajar y quiero compartir esa pasión con mis hijos. Estoy embarazada de 7 meses y ya estoy pensando a los lugares a los que quiero ir con el.
    Tomare nota de todos vuestros consejos y voy a buscar info de México porque me encantaría ir el próximo verano (julio más o menos) con el bebé que tendrían ya 7-8 meses. Según lo que ponéis habéis estado así que miraré a ver.
    Un saludo y gracias
    Almudena

    Me gusta

    1. Si!! Que bueno!!! Aún no hemos publicado nada de Mexico pero en breve lo haremos y sería más o menos el mismo tiempo que tu peque así que te puede guiar bastante bien. Muchas gracias!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s