Fuerte de San Lorenzo, al acecho del pirata

El origen del Fuerte de San Lorenzo del Chagres

El fuerte de San Lorenzo se encuentra a la entrada del río Chagres en la provincia de Colón a orillas del Caribe panameño.

Este fuerte de origen español es de los más antiguos en América. Se construye el fuerte en este lugar estratégico para proteger los tesoros que los españoles traían desde Perú y que desde el Atlántico enviaban a España. Para evitar posibles ataques, su arquitecto, el italiano Bautista Antonelli decidió erigirlo en la cima de un arrecife desde donde se visualiza parte del mar y la desembocadura del río bajo las órdenes de Felipe II en 1598. Pese a su inexpugnable localización, el pirata Morgan dio instrucciones para que lo atacaran por tierra en 1670 para poder acceder a la Vieja Ciudad de Panamá. Posteriormente, la fortaleza se utilizó como prisión del Estado, aún hoy se observan los calabozos y por supuesto los cañones. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980.

¿Cómo llegar?

De nuevo en ruta, otro fin de semana sin planes (bueno sí, hacer la compra) que “se trunca” y se llena de cosas que hacer. Así da gusto tener amigos que crean planes de la nada y están listos en media hora. Nos dirigimos al Caribe panameño. La carretera hasta Colón no tiene problemas, pero una vez allí se convierte en carretera secundaria. Tenemos que cruzar el Canal a la altura de las esclusas de Gatún en Bahía Limón y hay dos opciones: surcando el canal en ferry o atravesando las esclusas en coche… El paso con el ferry es mucho más rápido porque el tránsito fluye con facilidad y cada 15 minutos puedes cruzar, tardas alrededor de 5 minutos en llegar al otro lado. El paso por las esclusas depende del cruce de los barcos, las compuertas tienen que estar cerradas, es decir, los barcos ya tienen que haber entrado en las esclusas y eso lleva un tiempo ya que entran de uno en uno. ¡Pues vamos en ferry!

FuerteSan1

Y tras cruzar el Canal, la carretera se complica, bache tras bache hasta llegar a la zona protegida del fuerte. Para llegara la fortificación hay que entrar a la antigua zona estadounidense, aún se pueden ver las antiguas casas de los capitanes, generales, etc., hoy en día venidas a menos. El camino aún empeora en cuestión de carretera, pero la vista es impresionante: vas bordeando la orilla del Caribe a tu derecha y a la izquierda los manglares hasta adentrarte en una auténtica selva. El fuerte tiene una localización envidiable, el río Chagres y el Caribe.

FuerteSan2

El Fuerte

Paseamos por el patio donde se puede ver una cisterna que suministraba agua, había escaleras de caracol que descienden hacia el mar y puentes levadizos que defendían la entrada. Además, se pueden recorrer los fosos de la prisión subterránea donde sentimos el frío que llegaba a través de las paredes; qué contraste con el calor que hacía afuera. Y por supuesto, cañones que defendían y atacaban a cualquiera que se atreviese a acercarse al fuerte. Para nosotros fue una sorpresa encontrarlo en tan buen estado. Sobre todo, porque apenas aparece en ninguna guía del país que hubiéramos visto ni tampoco es una visita habitual que hagan los turistas (y blogueros) como sí ocurre con el fuerte de Portobelo.

18-02-25 (25)

Ezra y Nara disfrutaron del paseo, pero habrían disfrutado más aún si hubiesen podido correr, esconderse y danzar por el patio y la sala de cuadras, tendremos que volver cuando hagan todo eso.

De camino de vuelta quisimos parar en playa Tortuguilla, pero el acceso estaba cerrado y custodiado por la policía. No nos supieron dar una explicación del por qué y sabemos que una semana antes se podía visitar. De regreso, paramos a comer en el Marina Hotel, también dentro de la antigua zona estadounidense. Qué sorpresa nos llevamos cuando encontramos un restaurante y un muelle deportivo repleto de lujosos yates; a veces se nos olvida que estamos en Panamá y que esto es el Caribe. Ahora sí, nos marchamos, y esta vez, atravesamos las esclusas de Gatún.

18-02-25 (4)

¿Se puede hacer con niños?

Aunque la carretera está en mal estado, no está tan mal como para que los niños estén incómodos en el coche, no hay curvas que puedan marearles tampoco. Ya en la zona del fuerte es perfecto para niños que ya anden, así disfrutarán de pleno del espacio; nosotros no recomendaríamos llevar la sillita de paseo porque el terreno no es llano y está lleno de piedras, pero tampoco es imposible. En el caso de ir con bebés como nosotros (tenían 3 meses y medio), un portabebés es lo ideal y el espacio no es tan grande así que en una hora u hora y media se puede haber visto el fuerte. Si aguantas con el peso de tu bebé a cuestas, es una salida de la ciudad perfecta.

18-02-25 (11)

Y así, soñando despiertos con piratas y conquistadores de tierras lejanas regresamos a Panamá. ¿Te animas a ver el fuerte? Déjanos un comentario contándonos tu aventura.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s