Recorriendo Chipre, segunda parte

Reiniciar el viaje

Después de una calurosa noche en Lárnaca decidimos continuar nuestra ruta con algunas de las recomendaciones que nos habían dado y otras que ya teníamos en mente. Para eso, teníamos que regresar a la zona de Agia Napa y Protaras.

Lo primero era hacerse la deseada foto con la ventana al mar en Cabo Greco, esta vez vacía, sólo para nosotros; nadar un poco en la zona y seguir la marcha. A continuación, buscábamos una pequeña iglesia junto al mar, pero una específica: Agia Thekla cerca de la playa de Nissi. Es una iglesia de dimensiones pequeñas, blanca y azul en un montículo frente al Mediterráneo, así que su blancura resalta sobre el azul y la tierra a su alrededor. Hacer un poco el tonto, buscar una buena foto y continuamos. No quisimos pasar el día en una zona demasiado turística.

IMG_7911

Nuestro recorrido final del día sería Pafos en el suroeste de la isla, pero antes teníamos que pasar por unas cuantas de las playas recomendadas. La primera se encuentra entre Lárnaca y Limasol, se llama Governor’s Beach y está bien señalizada en el desvío, sin embargo, cuando llegues al camino de tierra encontrarás varias posibles direcciones y todas llevan a la playa, pero a distintas zonas. La parte más curiosa o bonita de la playa está situada a la izquierda. Pequeños acantilados de piedra blanca y grandes piedras lisas del mismo color hacen de la playa un lugar distinto.

Pasada la ciudad de Limasol, encontramos el lugar de nacimiento de la diosa Afrodita (Petra Tou Romiou), una pequeña playa de piedras con varios roques gigantes y en ocasiones fuerte oleaje. Lleno ya de gente haciéndose fotos en todas las poses imposibles decidimos marchar por fin a dormir a Pafos que sería nuestra base las próximas dos noches. Cenamos en un italiano, Grazie, un pelín caro pero exquisito, totalmente recomendable.

Caminos imposibles creando situaciones cómicas

Salimos de Pafos con una única intención: llegar a los baños de Adonis. Tomamos rumbo y en un momento determinado tenemos dos opciones: seguir las señalizaciones o seguir nuestro mapa. Primer intento: seguimos las señalizaciones y nos llevan a campos de viñedos privados hasta llegar a un acantilado, se nos une a la búsqueda una pareja de escoceses. Segundo intento: seguimos nuestro mapa (y el de los escoceses), acabamos en un terraplen imposible de transitar, regresamos al pueblo más cercano a preguntar. Tercer intento: tras preguntar al conductor de un minibus nos dirigimos a un tercer camino, evitamos las bifuraciones tal y como nos había dicho y seguimos recto… Se unen 2 coches más, esta vez son rusos, y llegamos al final de la carretera. Cuarto intento: en ese mismo recorrido indicado por el conductor tomamos una de las bifurcaciones, incorporamos otro coche más que ya se había dado por vencido, esta vez ingleses. Quinto intento: retrocedemos y tomamos otra bifurcación, acabamos en mitad de la nada una vez más. Con esto, dimos por finalizada nuestra búsqueda tras dos horas al sol abrasador. Entendemos que se puede llegar, y en nuestra próxima visita a Chipre haremos lo posible por llegar, pero dadas las circunstancias decidimos pasar el resto del día en la playa.

Un par de meses después fueron unos amigos y sí encontraron los famosos baños de Adonis. Ahora hay que volver, no vamos a ser los únicos (junto con los otros 4 coches) que no lo logremos.

Algo más que playas

Segundo día en Pafos, tenemos varios puntos en mente antes de terminar la jornada en Polis. Primero llegamos a Avaka George, un cañón en la península de Akamas que contrasta con el árido paisaje de la zona. Se pueden realizar caminatas de varias distancias: las más sencillas desde el parking a la roca en suspensión son unos 3km, desde la playa puede haber otros 3 o 4km más o caminar el cañón completo, unos 14km en total. Para nosotros fue una ruta intermedia de unas 2 horas. Si al principio parece que va a ser un infierno con el sol mañanero, una vez empieza el cañón la sombra es tu mejor aliado y la brisa refresca tu rostro.

IMG_7924

Ponemos rumbo a playa Lara, un refugio de tortugas en una playa kilométrica con un único restaurante por todo servicio. Otra aventura más, quedamos atrapados en un banco de arena. Rápidamente turistas rusos y franceses comenzaron a ayudarnos sacando arena de debajo de las ruedas para hacer camino, poniendo piedras y empujando el coche. Lamentablemente no hubo manera. Finalmente, tras una hora de intentos decidimos pedir ayuda a los dueños del restaurante que, amablemente y por el módico precio de 50€ (un timo y un negocio en toda regla, pero había que salir de allí) nos sacaron del embrollo. Después de eso un baño rápido en la playa cubierta de piedras con fuerte oleaje y rompeolas y seguimos, ya no quisimos saber nada más de playa Lara.

IMG_7947

Ya en Polis, tras una buena comida regresamos a la península de Akamas para ver dos cosas: los baños de Afrodita y la Laguna Azul (Blue Lagoon). Los baños se encuentran en el jardín botánico hasta donde hay carretera de asfalto, en foto son muy impresionantes, sin embargo, la realidad es un pequeño estanque en el que no puedes meter ni un dedo del pie. Siguiendo el camino llegaríamos a la Blue Lagoon, no sin antes recoger a 4 rusos que iban en la misma dirección y buscaban transporte. Con su poco inglés nos comunicamos en esos 25 minutos de trayecto por pista, baches y polvo. Tan pronto como llegamos vimos la magia de la laguna que, pese a haber varios barcos de fiesta, se mantenía tranquila y con poca gente en la playa. Allí nos quedamos hasta que todos se empezaron a marchar. Otra vez la playa para nosotros solos. Aparecieron dos italianos que habían hecho el camino a pie y pretendían volverse igual, se les habría hecho de noche así que nos ofrecimos para llevarlos de vuelta. El viaje acompañados, siempre es mejor viaje.

IMG_7965

Acampamos en Polis junto a la playa en un bosque de eucaliptus y volvimos a Latsia a cenar. Fue entonces cuanto nos enteramos: golpe de estado en Turquía (país donde residimos en este momento), ¿y ahora qué? Fue una noche larga buscando respuestas y haciendo mil preguntas a los amigos que seguían en la ciudad. Con mal cuerpo nos fuimos a descansar, pues al día siguiente queríamos visitar el interior de la isla y la montaña de Trodos. Sin embargo, el mal cuerpo perduró la mañana siguiente y, sin ganas de viajar, nos quedamos en la playa de Latsia. A veces es el momento el que decide el viaje.

El regreso

Una última noche en Lefkosia, puesto que nuestro vuelo salía del aeropuerto en la zona norte. Repetimos bar, amigos y conversaciones; aunque esta vez también se incluía la del golpe, la de la incertidumbre de cómo estaba el país, qué había pasado…

El vuelo sale en hora, todo tranquilo. Sin problemas en el aeropuerto, posteriormente nos enteramos de que había habido un tiroteo esa misma noche (la ignorancia a veces es tan beneficiosa…). Cruzamos el puente de Fatih Sultan Mehmet Köprüsü, un coche calcinado al llegar al lado europeo. Y por fin en casa, ahora toca esperar y ver cómo se suceden los días, aunque esperamos que todo vaya bien.

El golpe terminó siendo fallido y ha mantenido al país en estado de emergencia desde entonces.

Gasto € aprox.
Vuelo Estambul-Chipre norte 100€/persona
Comidas 10-15€/persona
Alojamiento 50€/noche
Acampada en Polis 7€/2 personas + coche + tienda
Alquiler de coche 4×4 25€/día

Chipre es increíble por su naturaleza y si te gusta la historia tienes muchísimos recodos donde poder disfrutarla. Nuestra recomendación es que evites los meses de verano por las altas temperaturas (especialmente si quieres acampar), son preferibles los meses de mayo-junio o septiembre-octubre para poder disfrutar la isla sin agobios.

¿Se puede ir con niños?

Una vez llegas a la República de Chipre, la cosa cambia completamente, así que si durante la ruta norte, las facilidades eran menos y podía dificultar la estancia con los más pequeños; la zona sur de la isla está centrada en el turismo: hoteles de toda gama, restaurantes, parques infantiles, etc. La zona que puede ser más pesada para los pequeños sin embargo es la península de Akamas pero sólo porque la carretera es mala, de tierra, o para llegar al Blue Lagoon por el mismo motivo. Si esto no es impedimento, ¡ya puedes hacer las maletas!

Si te gusta descubrir sitios nuevos, ¿a qué esperas?

 

4 comentarios sobre “Recorriendo Chipre, segunda parte

  1. Pingback: Chipre (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s