Un viaje por el sur de Angola

Angola es un país que trae muchos buenos recuerdos, especialmente para mí (Nacho) ya que viví allí increíbles viajes llenos de aventuras. Tres años, más bien casi seis, han pasado desde que me marché en 2012 y puedo decir que una parte de mí se quedó allí junto con la gente que pude conocer.

 

¡Pero basta de melancolía! Estos días recordamos un impresionante viaje que hicimos durante las vacaciones de Navidad de 2011/2012 cuando Sara vino a visitarme y pasamos unas vacaciones diferentes, el escenario era fabuloso: las provincias del sur, Huila y Namibe y la compañía inmejorable de los amigos.

Desde Luanda volamos a Lubango, capital de Huila, donde pudimos percibir el estilo colonial portugués de algunos barrios. Desde la ciudad puedes coger fácilmente un taxi para visitar el Cristo Rei local, una estatua de 30 metros que gobierna la ciudad y está inspirada en el Cristo Redentor de Río de Janeiro (Brasil). También puedes visitar uno de los lugares más impresionantes que jamás hayamos visto, Tundavala es un precipicio rocoso de unos 1.200 metros de altura y cuentan que solía ser utilizado para que saltasen aquellos castigados con la pena de muerte (se les vendaban los ojos y se les obligaba a caminar a tientas hasta el precipicio donde caían).

Desde Lubango alquilamos un 4X4 para continuar nuestro viaje alrededor de las provincias de Huila y Namibe. Visitamos las cataratas de Hungueria donde acampamos en una llanura y “disfrutamos” los intensos ruidos nocturnos de los babuinos. Desde ahí un camino horroroso (nos llevó 4 horas hacer 46km) hasta Virei donde tuvimos nuestro primer encuentro con la tribu Mucubai. Después de unas indicaciones erróneas encontramos las pinturas rupestres de Tchitundo-Hulu que tienen más de 4000 años y que son consideradas una de las primeras de la Tierra.

Virei (6)

Esa fue una noche muy especial acampando en el desierto Mocedades (el desierto más al norte de Namibia) y compartiendo fuego, bebida y “conversación” con algunos Mucubais que estaban más sorprendidos incluso que nosotros de la situación. Las mujeres Mucubais nos mostraron cómo encender fuego (creo que no tengo lo que hace falta para ser un hombre en la tribu).

Nuestra última parada fue en la Facenda 3N una reserva natural privada justo en el borde del Parque Nacional de Bicuar. Allí pasamos fin de año y disfrutamos de la majestuosa vida animal de la reserva.

Fazenda 3N (26)

Sin lugar a duda este es uno de los viajes más inolvidables que hemos hecho y como decía el gran Agostinho Neto: “havemos de voltar” (debemos volver)

3 comentarios sobre “Un viaje por el sur de Angola

  1. Pingback: ¡Tierra trágame!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s